Me tienes loco, Dolores.

Lo que más pena me da de las fotos es que no se aprecia ni un 1% de la belleza de esta talla. Nuestra Señora de los Dolores, obra de vejez del grandísimo escultor valenciano Mariano Benlliure.
Se que a muchos de vosotros lo que pueda escribir aquí sobre lo que voy a escribir os puede causar risa y/o incomprension. No comprendeis el significado de todo esto, ni tampoco lo quereis comprender... que cada uno haga lo que quiera...
Yo desde luego no puedo evitar ni el escalofrio ni el nudo en la garganta que se me forma cuando los valientes costaleros bajo el paso la "bailan" por las "Pasaderas" al son de Campanilleros... No puedo evitar ponerme la foto de su rostro con su mirada perdida y pasarme horas contemplandola en silencio... cuando la veo frente a mi, ya no en foto, sino quietecita esa sensacion es aun mayor... la sensacion de abrazarla y llorar sobre su hombro mientras ella, silenciosa y sin lagrimas, intenta asimilar todo lo que pasa. No puedo evitar que se me escapen las lagrimas cada vez que le pido algo y ella me ayuda... porque a ella me entrego y a ella llevo por estandarte en mis batallas... no grito, como los (re)conquistadores "¡SANTIAGO!", ni como los conquistadores del Nuevo Mundo "¡GUADALUPE!", ni como los ingleses "¡SAN JORGE!"... ni siquiera grito, pero es lo primero y lo ultimo en lo que pienso cuando me ponen un examen frente a mi o cuando algo me preocupa de una manera sobrehumana o cuando estoy tan cansado de este mundo que ni cerrando los ojos me duermo... No se si, como Pigmalión, me he enamorado de una talla inerte de madera o si, como cualquier místico, me he enamorado de lo que representa. Solo se que cuando se acerca el Viernes de Dolores cuento las horas para verla procesionar por las calles de Villanueva.

Madre de los Dolores, te amo...
MGR

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"