Adorando a Lorca


“Hay gente que piensa que los hijos son cosa de un día.
Pero se tarda mucho. Mucho. Por eso es tan terrible ver la
sangre de un hijo derramada por el suelo. Una fuente que
corre durante un minuto y a nosotras nos ha costado años.
Cuando yo descubrí a mi hijo, estaba tumbado en mitad de
la calle. Me mojé las manos de sangre y me las lamí con la
lengua. Porqué era mía. Los animales los lamen, ¿verdad?
Tú no sabes lo que es eso. En una custodia de cristal y
topacios pondría yo la tierra empapada por su sangre”.

Comentarios

Angel ha dicho que…
Me ha encantado el texto. Me ha llegado al alma.

Ángel

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"