"A la vida bona"

ANTES DE EMPEZAR A LEER: vete al margen izquierdo abajo y apaga la música, te hará falta.

Sin duda alguna, si tanto me atrae el Siglo de Oro es porque a pesar de todo se sabía vivir, se disfrutaba la vida,  la gente sabía reírse sanamente de todo y de todos a pesar de vivir la más miserable de las épocas. Sin duda es una gran lección que deberíamos aprender TODOS: aprender a sonreír al mal tiempo.

Y aquí es donde aparece Juan Arañés, un compositor a caballo entre los siglos XVI y XVII que compuso, a mi juicio, la mejor pieza que canta a la sana diversión y a la risa de todos de la época. La chacona "A la vida bona", también llamada "el sarao de la chacona". Aquí lo tenéis, ponerla bien alto y seguir leyendo:




Me puedo imaginar lo que pasaba en los palacios, en las plazas o en los teatros cuando sonaba esta pieza. Me imagino que la gente se la sabría de memoria, la cantaría a gritos y la bailaría con apasionamiento, supongo que, como toda chacona, tendría sus pasos de baile definidos que la gente conocería de sobra.

Sin duda, a mi la verdad se me irían los pies si conociera los pasos tal y como se me va la voz cuando la escucho, ahora que ya conozco la letra mejor. Letra que, por cierto, está en un perfecto castellano popular del XVII y para más señales pre-revolución fonológica del XVII... Es genial. Por cierto, la letra no tiene desperdicio alguno, es una pura burla de la sociedad y de algunos arquetipos de la sociedad... putas, negros, gitanos, médicos, etc... Aquí os la dejo (sin formato estrófico, que es muy larga) y me despido hasta otra.

Letra:

Un sarao de la chacona / se hizo el mes de las rosas, / hubo millares de cosas / y la fama lo pregona:
A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Porque se casó Almadán, / se hizo un bravo sarao, / dançaron hijas de Anao / con los nietos de Milán.
Un suegro de Don Beltrán / y una cuñada de Orfeo, / començaron un guineo / y acabólo una macona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió la cabalagarda / con la mujer del encenque, / y de Çamora el palenque / con la pastora Lisarda.
La mezquina donna Albarda, / trepó con pasta [a] Gonzalo, / y un ciego dió con un palo, / tras de la braga lindona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió el médico Galeno / con chapines y corales, / y cargado de atabales, / el manso Diego Moreno.
El engañador Vireno / salió tras la traga malla, / y l'amante de Cazalla / con una moça de Arjona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió Ganasca y Cisneros, / con sus barbas chamuscadas, / y dándose bofetadas/ Anajarte y Oliberos.
Con un satal de torteros, / salió Esculapio el doctor / y la madre del amor, / puesta la ley de Bayona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió la Raza y la traza / todas tomadas de orín, / y danzando un matachín / el Oñate y la Viaraza.
Entre la Raza y la traza / se levantó tan gran lid, / que fué menester que el Cid, / que bailase una chacona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió una carga de Aloe / con todas sus sabandijas, / luego, bendiendo alelixas, / salió la grulla en un pie.
Un africano sin fe, / un negro y una gitana, / cantando la dina dana / y el negro la dina dona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Entraron treinta Domingos / con veinte lunes a cuestas, / y cargó con es[as] zestas, / un asno dando respingos.
Juana con tingo lo[s] mingos, / salió las bragas enjutas, /y más de quarenta putas/ huiendo de Barcelona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Futbol ad nauseam


Hay una expresión latina que recuerdo haber estudiado en el instituto y que me gustó y NUNCA he podido usar, bien porque cuando convenía usarla no la recordaba o bien porque cuando la recordaba no había necesidad de usarla. Ad nauseam. Es la manera latina de decir hasta la saciedad pero de un modo muy gráfico: hasta provocar la nausea.
 Por ejemplo: Tratamos el asunto ad nauseam.


Acaba de terminar el fútbol: Bayern-Real Madrid (o viceversa, no lo sé ni me importa). Y el resultado es el siguiente: los españoles somos gilipollas porque...

1.- Ayer unos se alegraban porque el Barça no pasase a la final de champions, los que ayer se lamentaban hoy se alegran porque el Madrid tampoco haya pasado. Sí señor, con dos cojones eso de alegrarse por la desgracia del otro.

2.- Al margen de lo que todos sabemos de las millonadas escandalosas que cobran los futbolistas y de las que he hablado ad nauseam. ¿Sabéis que esos que tanto os piden su cariño y a los que tanto admiráis pagan a Hacienda exactamente lo mismo que alguien que cobra 17000 € anuales? Concretamente me refiero a los "astros" extranjeros, no a los nacionales. Y aún así los apoyáis en sus estúpidas carreras campo arriba y campo abajo.  Sin embargo qué prestos estamos todos a llevarnos las manos a la cabeza cuando sale información de políticos con sueldos escandalosos. Conste que ni de lejos defiendo esos casos. Simplemente me parece igualmente insultante y nauseabundo el caso de un político corrupto y el de un futbolista que no paga casi nada a hacienda respecto a sus sueldos millonarios. Cojonudo, señores, cojonudo. Por cierto, los de "la roja" se dieron mucha prisa por ingresar sus primas y premios millonarios de la eurocopa y el mundial en paraísos fiscales, acordaos también de ellos cuando se os ocurra protestar por la economía sumergida...

3.- Por otro lado ¿os dais cuenta que estais hiper-sobrevalorando a personas que seguramente no sepan nada del mundo en el que viven? Personas que, seguramente, en su mayoría no hayan completado estudios medios (Bachillerato-FP). Lo digo porque a ver si también os acordáis de ellos cuando se nos llena la boca de mierda que soltar sobre los bufones ignorantes de Telecinco y otros que son anónimos y viven del cuento.

Señores, no estoy en contra del deporte, en absoluto y por extensión no estoy en contra del fútbol como deporte. Como cualquier deporte fomenta una serie de hábitos y valores muy saludables tanto física como socialmente. De lo que estoy en contra es de la absoluta tiranía mediática del fútbol profesional en este país, estoy en contra de la soberbia de los futbolistas y entrenadores de fútbol profesional, totalmente en contra de paralizar un país (muy influido por la mediatización antes comentada) por un partido "decisivo" (porque al parecer todos los partidos son decisivos).
Y totalmente en contra de que sólo nos acordemos de otros deportes y deportistas que se lo curran, que luchan día a día, que no les regalan absolutamente nada, que a veces se tienen que pagar sus conjuntos deportivos y entrenamientos con sueldos de mierda de cualquier sub-job sólo cuando obtienen un triunfo genial y merecidísimo. Seamos razonables, por favor. Y ahora que llegan los juegos olímpicos aplaudamos de verdad a estos que se lo curran de verdad. Yo soy el primero que lo hago.

He dicho.