Fue una vez, en un sueño

No sé quién eres tú, pero sé perfectamente quién soy yo: el rescoldo frío de unas llamas que una eternidad hace que se apagaron. Unos copos de nieve de enero que caen en tierra yerta. Se deshacen y son olvidados por quienes jamas los han visto.

Fue una vez, en un sueño, que fui feliz, que el sol no me producía asco y las nubes traían vida y no nostalgia. Porque yo amé y fui amado. No siempre tuve el corazón de piedra ni jugué a ser el antagonista de toda historia. Una vez, en un sueño, yo fui uno de vosotros. Tan alegre y enamorado del mundo, de la vida... de... tu nombre produce grietas en mi piedra, eres impronunciable.

Una vez, marzo olía a tierra mojada y el ocaso de un mes de abril sonaba como mil campanas repicando a la vez. Y los noches frías no existían, ni las mañanas automáticas, ni las tardes cansadas. Sólo existías tú, existíamos los dos.

Pero dejé de ser uno de vosotros y me convertí en un villano que desea el mal, que usa su magia para clavar espinas envenenadas en lo más profundo de vuestras conciencias y vuestros corazones latentes. Soy así porque una vez amé y fui uno de vosotros. Eres libre de rechazarme como todos, de buscar la manera de darme una y otra vez la espalda cuando lo único que deseo es comprensión y quizás esa mano amiga que, cuando has caído, te ayude a levantarte. Pero elegisteis encasillarme...

Los antagonistas solo existen porque existen los agonistas, soy porque vosotros me habéis creado para el rechazo, para recordaros el valor de las pequeñas cosas de la vida. No me culpéis entonces de ser como soy. Soy vuestro propio reflejo.

Pero todo es en vano. Soy la desesperación, la muerte, el miedo, el asco, el hastío, el reverso tenebroso de vosotros mismos que os esforzáis por esconder una y otra vez. Pero estoy ahi.

Los años pasarán y todo lo que tenéis se deshará como humo atrapado entre los dedos. Y, como yo, miraréis atrás y os preguntaréis cómo habéis llegado hasta ahí sin sentirlo. La respuesta que encontraréis es que, como yo, "fuisteis"... una vez... hace largo tiempo... en un sueño.

Tres lágrimas. "Y" y "P"

Y-¿Quién anda ahí?
P-Ya lo sabes
Y- (RESIGNACIÓN) Vaya... ocultarte entre las sombras de la noche y que un breve rielar de luna te ilumine. Una efectista puesta en escena, incluso para ti. ¿no crees?
P-Tan efectista como tu brusca desaparición...
Y- (SE LEVANTA DE LA CAMA) Bueno, algo me dice que esta va a ser un diálogo bastante intenso... Tu té era igual que el mío.

(PAUSA)

P- ¿Bolsitas de té de supermercado? Veo que hemos bajado el listón.
Y- Apenas tomo té desde que nos dejamos de ver... Siéntate frente a mí. Ya que hemos empezado esto como una escena de cine, hagamos honor al cine y continuemos así, lanzando guiños a películas.
P- (SORBO DE LA TAZA)  Está bueno para ser de esta marca. Aunque no es té, es infusión. Vaya decepción.
Y- (DURO) Ya sabes que no es justo criticar a un anfitrión que no esperaba tu visita...
P- Has aprendido a ser más cínico desde la última vez...(PAUSA)...  ni se me esperaba ni se me quería.
Y- Creía que íbamos a rodear el tema con más diálogo hipócrita durante media hora más, pero ya que lo has referido, aunque indirectamente, haré la gran pregunta: (PAUSA BREVE, MIRADA FIJA EN P) ¿Cómo me has descubierto?
P- (SONRISA JACTANCIOSA)- Porque por muchos kilómetros de tierra de por medio que pongas y por muchos truquitos de ilusionista que hagas desapareciendo de la noche a la mañana sabes tan bien como yo que... (MIRADA FIJA EN Y) jamás podrás escapar de mí.

(SILENCIO)

P- (RETIRANDO LA MIRADA) Y dime ¿qué tal te ha ido?
Y- (OJOS HÚMEDOS, GESTO DURO) Supongo que bien.
P- ¿Has vuelto a...?
Y- Lo sabes de sobra...
P- Sólo quería ser educado
Y- (SORPRESA FINGIDA) - ¡Ah!
P- Vamos, amigo... sabías que este día llegaría. Sabías que huir sólo era un... ¿cómo se dice?... un parche. Una solución temporal. Bueno, no del todo. Si hubieras vuelto a... ya sabes, y hubieras tenido éxito, yo no te habría encontrado jamás. Habría muerto.
Y- Y tu presencia no es más que la constatación de mi fracaso en "ese" asunto, ¿no?
P- Si algo me gusta de ti es que entiendes todo antes de que lo piense.
Y- Bueno... ¿acaso no somos parte de lo mismo?

(P ASIENTE. SILENCIO)

Y- Y dime ¿Sólo has vuelto para jactarte de tu eficacia como buscador?
P- He vuelto para quedarme
Y- Dime algo que no sepa
(P RÍE. Y MIRA CON ASCO)
P- Ambos sabemos cómo puedes acabar conmigo y sólo hay dos formas: o muero yo o morimos los dos muriendo tú. Y ambos sabemos que no tienes ninguna intención de morir, por tanto...
Y- Ojalá pudiera acabar contigo ahora mismo.
(SILENCIO)
Y- (LÁGRIMA CAE)- Ojalá fuera tan sencillo como en el resto de hombres... sólo me has traido infelicidad y días grises.
P- (CONDESCENDIENTE)- No puedo hacer nada para evitártelo... tú me creaste para esto y está en mi naturaleza.
Y- Eres la criatura que jamás debí crear
P- Tú me hiciste fuerte siendo como eras...
Y- No volveré a ser así jamás.
P- Y sin embargo te he vuelto a encontrar.
Y- No tengo la menor intención de hacer que te quedes mucho tiempo.
P- Eso dependerá de ti... ¿cuánto tiempo vas a seguir autocompadeciéndote?
Y- (SEGUNDA LÁGRIMA) Nunca más
P- De ser así estaremos poco tiempo juntos.

(SILENCIO)

Y- ¿Sabes algo de ellos?
P- Sé lo mismo que tú.
Y- Pensé que sabrías algo
P- Recuerda que soy tú
Y- Eras yo... Fuiste yo
P- Me has preguntado por ellos, eso significa que sigo siendo tú.

(Y RECUERDA EL PASADO. TERCERA LÁGRIMA. AL OTRO LADO DE LA VENTANA EMPIEZA A NEVAR)