Revelación Quinta


"En efecto su Palabra es viva y eficaz, más penetrante que una espada de doble filo. Penetra hasta donde se dividen alma y espíritu, los huesos y los tuétanos, haciendo reflexionar sobre los deseos y los pensamientos más íntimos" 
Hebreos 4, 12.

-----------------------------------------------------------------------------------

"Llega el día, oh Justo, en que estarás tentado a seguir los cantos de las sirenas. Y no harás bien. Mirarás y no encontrarás en ellas las arpías de las leyendas antiguas sino pureza, discreción y una belleza sin igual. Pero cuídate mucho de la gran sirena que te va a tentar en los días previos a la oscuridad. Aunque su amor sea puro, su lengua sea de plata y sus pensamientos correspondan a los tuyos, no encontrarás en ella más que la ruina de tu causa.

Es tu maldición y tu bendición, Justo, hijo mío, el no poder vivir como el resto de los seres. Yo estaré contigo vigilando que cuides de tus decisiones y que no tomes los caminos oscuros a los que te verás profundamente tentado. Cuando la voz de la gran sirena, la última que te tentará, escuches, simplemente no sigas su voz. Puedes mirar si quieres, pero también tentará tus ojos, y tus vísceras se moverán de sus lugares naturales cada vez que tus ojos y tus sentidos se posen en ella. 
Verás en ella las bondades más hermosas de la juventud y la belleza, unos rasgos difícilmente olvidables. De su boca saldrán las justas palabras que quieres escuchar en cada momento con una voz digna de los mismísimos ángeles que habitan en las alturas soportando las majestades que alcanzarás. En sus ojos  escudriñan los más sabios de entre los sabios buscando las respuestas. Porque ella es la gran sirena, la estrella de los cielos del norte y el sur, el este y el oeste, y su nombre es Delta, como la cuarta letra del alfabeto griego, porque será el cuarto ser que atraviese tu corazón en tus años de vida.

Créeme a mi, tu Revelador, la perfección de esta estrella te destruirá porque su amor te predispone a dejar tirado todos los sacrificios que hiciste en los fatigosos trabajos que soportaste.

Cuídate de los cantos de sirenas".