...



"Soy un viejo trozo de carne podrida y estoy solo... y me merezco estar solo... sólo quiero que no me odies."
Randy "The Ram"- The Wrestler

Empecemos a reconstruir...


El terreno:

Empecemos a construir otra torre, más fuerte, más estable, más solida... es la hora :)


La Nueva Torre:

- Ted Smith antes de soplar las velas de su tarta de cumpleaños: Queer as Folk, capítulo 5x13

"¿Sabes? Todos los años pido el mismo deseo: Un novio... alguien a quien amar y que me ame...
Pero este año voy a pedir otra cosa: la sabiduría y la madurez para darme cuenta de que buscándolo no encontraré lo que quiero.

Para esperar que otro me de lo que nunca me he dado yo mismo... no soy una mitad que espera ser un todo...

Y aunque nunca aparezca esa persona especial... estaré bien :) "


Los materiales:

Dedicado a mis amigos... que los peores momentos nos unan y no nos separen.

La primera piedra:

Que mi torre sea fuerte, ¿de qué me sirve una torre que llegue al cielo si sus cimientos son débiles?.
Que mi torre sea buena... los materiales no solo tienen que ser buenos, sino que hay que saber en qué medida tienen que ir...
Que mi torre sea humilde... los lujos, las vanidades... sobran, lo que importa es la torre en sí... no su belleza.
Que mi torre sea una torre para todos... ¿de qué sirve no tener a nadie con quien compartirla?

Que mi torre sea eterna... al menos el tiempo que dure en el mundo...

La torre herida por el rayo





La mañana...

La torre herida por el rayo es el arcano XVI del Tarot. Expresa catástrofes y desgracias, el desmoronamiento, el hundimiento, la ruina de la Casa de la Vida, es decir, del individuo mismo cuando el mal penetra en su interior.

--------------------

La torre...

Soneto al soneto "Amor constante más allá de la muerte" de Francisco de Quevedo
Autor: Yo mísmo.

Lágrima en suspiro se consume,
llorando, gritando el amante espera
el adios final ni el más fuerte asume
al cerrar mis ojos la postrera

palabra que viva el aire se lleva
veloz al corazón que amor había,
saeta tal que causa herida nueva,
sombra que me llevó del blanco día.

Las manos se separan del amado
última vez que ya las ha sentido
su cuerpo dejará, no su cuidado

Cantará sobrio el latiente enlutado,
en tristes arias de pena vestido:
polvo será, mas polvo enamorado.

--------------------------------

El rayo...

Es justamente la representación opuesta del Arcano del Carro del triunfo, es el anuncio de un suceso repentino e inesperado y con alta significación negativa. Indica el inicio de un periodo del grandes ensayos y pruebas para ser reemplazado por algo mayor y más glorioso. Esta es una época para echar a todo lo que no tengamos fijo alrededor nuestro. Es una época en que nuestro yo se sacude desde su misma base.
Con este arcano La Torre todo se derrumba. Presagia pérdida de relación u oportunidad de ser amado en una tirada basada en el amor...

Amor...

La consecuencia...

El sueño acabó de golpe...

Honor a Don Arturo Pérez Reverte


El Semanal, 9 de febrero de 2003

LA MOCHILA Y EL CURRICULUM.

Llueve a ratos, y Madrid está frío y desapacible. Pasan paraguas al otro lado del escaparate de la librería de mi amigo Antonio Méndez, el librero de la calle Mayor. Estamos allí de charla, fumando un pitillo rodeados de libros mientras Alberto, el empleado flaco, alto y tranquilo, que no ha leído una novela mía en su vida ni piensa hacerlo -«ni falta que me hace», suele gruñirme el cabrón- ordena las últimas novedades. En ésas entra un chico joven con una mochila a la espalda, y se queda un poco aparte, el aire tímido, esperando a que Antonio y yo hagamos una pausa en la conversación. Al fin, en voz muy baja, le pregunta a Antonio si puede dejarle un currículum. Claro, responde el librero. Déjamelo. Y entonces el chico saca de la mochila un mazo de folios, cada uno con su foto de carné grapada, y le entrega uno. Muchas gracias, murmura, con la misma timidez de antes. Si alguna vez tiene trabajo para mí, empieza a decir. Luego se calla. Sonríe un poco, lo mete todo de nuevo en la mochila y sale a la calle, bajo la lluvia. Antonio me mira, grave. Vienen por docenas, dice. Chicos y chicas jóvenes. Cada uno con su currículum. Y no puedes imaginarte de qué nivel. Licenciados en esto y aquello, cursos en el extranjero, idiomas. Y ya ves. Hay que joderse.

Le cojo el folio de la mano. Fulano de Tal, nacido en 1976. Licenciado en Historia, cursos de esto y lo otro en París y en Italia. Tres idiomas. Lugares, empresas, fechas. Cuento hasta siete trabajos basura, de ésos de tres o seis meses y luego a la calle. Miro la foto de carnet: un apunte de sonrisa, mirada confiada, tal vez de esperanza. Luego echo un vistazo al otro lado del escaparate, pero el joven ha desaparecido ya entre los paraguas, bajo la lluvia. Estará, supongo, entrando en otras tiendas, en otras librerías o en donde sea, sacando su conmovedor currículum de la mochila. Le devuelvo el papel a Antonio, que se encoge de hombros, impotente, y lo guarda en un cajón. Él mismo tuvo que despedir hace poco a un empleado, incapaz de pagar dos sueldos tal y como está el patio. Antes de que cierre el cajón, alcanzo a ver más fotos de carnet grapadas a folios: chicos y chicas jóvenes con la misma mirada y la misma sonrisa a punto de borrárseles de la boca.

España va bien y todo eso, me digo. La puta España. De pronto la tristeza se me desliza dentro como gotas frías, y el día se vuelve más desapacible y gris. Qué estamos haciendo con ellos, Maldita sea. Con estos chicos. Antonio me mira y enciende otro cigarrillo. Sé que piensa lo mismo. En qué estamos convirtiendo a todos esos jóvenes de la mochila, que tras la ilusión de unos estudios y una carrera, tras los sueños y el esfuerzo, se ven recorriendo la calle repartiendo currículum en los que dejan los últimos restos de esperanza Licenciados en Historia o en lo que sea, ocho años de EGB, cinco de formación profesional, cursos, sacrificios personales y familiares para aprender idiomas en academias que quiebran y te dejan tirado tras pagar la matrícula. Indefensión, trampas, ratoneras sin salida, empresarios sin escrúpulos que te exprimen antes de devolverte a la calle, políticos que miran hacia otro lado o lo adornan de bonito, sindicatos con más demagogia y apoltronamiento que vergüenza. Trabajos basura, desempleos basura, currículums basura. Y cuando el milagro se produce, es con la exigencia de que estés dispuesto a todo: puta de taller, puta de empresa, boca cerrada para sobrevivir hasta que te echen; y si tienes buen culo, a ser posible, deja que el jefe te lo sobe. Aún así, chaval, chavala, tienes que dar las gracias por los cambios de turno arbitrarios, los fines de semana trabajados, las seiscientas horas extras al año de las que sólo ochenta figuran como tales en la nómina. Y si encima pretendes mantener una familia y pagar un piso date con un canto en los dientes de que no te sodomicen gratis. Flexibilidad laboral, lo llaman Y gracias a la flexibilidad de los cojones se han generado, dice el portavoz gubernamental de turno tropecientos mil empleos más, y somos luz y fan de Europa. Guau. Gracias a eso, también, un chaval de veintipocos años puede disfrutar de la excitante experiencia de conocer ocho empleos de chichinabo en tres o cuatro años, y al cabo verse el la calle con la mochila, buscándose la vida bajo la lluvia. Partiendo una y otra vez de cero. Flexibilidad laboral. Rediós. Cuánto eufemismo y cuánta mierda. A ver qué pasa cuando, de tanto flexionarlo, se rompa el tinglado y se vaya todo al carajo, y en vez de currículums lo que ese chico lleve en la mochila sean cócteles molotov.

The Tudors 3x05... en proceso de asimilar estos hechos

* SON VIDEOS, DALE A LEER MÁS PARA VERLOS*

1.- Este video no tiene desperdicio, junto con la muerte de Jane Seymour, en la tercera temporada, la mejor dirigida, orquestada (en lo que a BSO se refiere) etc...



2.-Definitivamente el final de Katherine Howard hiela la sangre...(id al minuto 3:05 y así no perdeis el tiempo)

Todo tiene su tiempo



Hay un tiempo para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:
Un tiempo par nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado;
un tiempo para matar y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler y un tiempo para edificar;
un tiempo para llorar y un tiempo para reir,
un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar;
un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas,
un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse;
un tiempo para buscar y un tiempo para perder,
un tiempo para guardar y un tiempo para tirar;
un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,
un tiempo para callar y un tiempo para hablar;
un tiempo para amar y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra y un tiempo de paz.
Eclesiastes 3, 1-8