"A la vida bona"

ANTES DE EMPEZAR A LEER: vete al margen izquierdo abajo y apaga la música, te hará falta.

Sin duda alguna, si tanto me atrae el Siglo de Oro es porque a pesar de todo se sabía vivir, se disfrutaba la vida,  la gente sabía reírse sanamente de todo y de todos a pesar de vivir la más miserable de las épocas. Sin duda es una gran lección que deberíamos aprender TODOS: aprender a sonreír al mal tiempo.

Y aquí es donde aparece Juan Arañés, un compositor a caballo entre los siglos XVI y XVII que compuso, a mi juicio, la mejor pieza que canta a la sana diversión y a la risa de todos de la época. La chacona "A la vida bona", también llamada "el sarao de la chacona". Aquí lo tenéis, ponerla bien alto y seguir leyendo:




Me puedo imaginar lo que pasaba en los palacios, en las plazas o en los teatros cuando sonaba esta pieza. Me imagino que la gente se la sabría de memoria, la cantaría a gritos y la bailaría con apasionamiento, supongo que, como toda chacona, tendría sus pasos de baile definidos que la gente conocería de sobra.

Sin duda, a mi la verdad se me irían los pies si conociera los pasos tal y como se me va la voz cuando la escucho, ahora que ya conozco la letra mejor. Letra que, por cierto, está en un perfecto castellano popular del XVII y para más señales pre-revolución fonológica del XVII... Es genial. Por cierto, la letra no tiene desperdicio alguno, es una pura burla de la sociedad y de algunos arquetipos de la sociedad... putas, negros, gitanos, médicos, etc... Aquí os la dejo (sin formato estrófico, que es muy larga) y me despido hasta otra.

Letra:

Un sarao de la chacona / se hizo el mes de las rosas, / hubo millares de cosas / y la fama lo pregona:
A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Porque se casó Almadán, / se hizo un bravo sarao, / dançaron hijas de Anao / con los nietos de Milán.
Un suegro de Don Beltrán / y una cuñada de Orfeo, / començaron un guineo / y acabólo una macona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió la cabalagarda / con la mujer del encenque, / y de Çamora el palenque / con la pastora Lisarda.
La mezquina donna Albarda, / trepó con pasta [a] Gonzalo, / y un ciego dió con un palo, / tras de la braga lindona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió el médico Galeno / con chapines y corales, / y cargado de atabales, / el manso Diego Moreno.
El engañador Vireno / salió tras la traga malla, / y l'amante de Cazalla / con una moça de Arjona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió Ganasca y Cisneros, / con sus barbas chamuscadas, / y dándose bofetadas/ Anajarte y Oliberos.
Con un satal de torteros, / salió Esculapio el doctor / y la madre del amor, / puesta la ley de Bayona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió la Raza y la traza / todas tomadas de orín, / y danzando un matachín / el Oñate y la Viaraza.
Entre la Raza y la traza / se levantó tan gran lid, / que fué menester que el Cid, / que bailase una chacona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Salió una carga de Aloe / con todas sus sabandijas, / luego, bendiendo alelixas, / salió la grulla en un pie.
Un africano sin fe, / un negro y una gitana, / cantando la dina dana / y el negro la dina dona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

Entraron treinta Domingos / con veinte lunes a cuestas, / y cargó con es[as] zestas, / un asno dando respingos.
Juana con tingo lo[s] mingos, / salió las bragas enjutas, /y más de quarenta putas/ huiendo de Barcelona.
Y la fama lo pregona: / A la vida, vidita bona, / vida, vámonos a chacona.

0 sueños ajenos: