A ti... (Vituperio con todas las letras)

Sí, a ti... nunca pensaste que podrías salir mencionado en este blog, enhorabuena, lo has conseguido, pero créeme que has hecho méritos, chato.
Y muy al contrario de lo que supondría añadirte en un tag de "blogmenajes", lo siento, pero tus méritos no son precisamente para enorgullecerse.
Sí, sí, es a ti... ¿no lo crees?... lo se todo... ¿ya crees que eres tú? pues créelo.

Podría empezar dando sinónimos de lo que eres: una rata asquerosa, cobarde, ruin y traidora... y me quedo muy, pero que muy corto. Y las ratas no me dan asco, pero tú sí, y mucho.

Podrás pensar que qué coño tiene todo esto que ver conmigo. Muy fácil. Esa persona a la que has jodido y yo tenemos una traición así en común. Se exactamente por todo lo que está pasando. Nuevamente te digo: lo sé. Y creeme, eso te hace a mis ojos un ser aun más despreciable.

Francamente te consideraba una persona con principios, pero viéndote ahora saco a relucir esa gran frase de señoras que dice que hasta las torres más altas caen. Y francamente, has hecho una labor encomiable al tener semejante batacazo.

Ve preparándote porque no seré yo quien ejecute tu sentencia... tienes motivos para temer, muchísimos motivos, de hecho yo que tú estaría temblando porque tu artificial sensacion de felicidad tiene los días más que contados... con el chasquido de un par de dedos se acabará y además literalmente... ¿y cual será tu gran premio entonces? que estarás solo, triste y acabado... y subrayo lo de solo... méritos te tocarán hacer, que no los harás.

En esos días te darás tanto asco a ti mismo cuando te des cuenta verdadera de lo que has hecho...

Maldito miserable... te mereces la más cruel de las tristezas. Te la mereces, te la has ganado y créeme que la tendrás, aunque te repito, no por mi.

¿sabes? que hayas hecho esto me sorprende, porque he descubierto algo de ti: que eres de esas personas maquiavélicas y ególatras, capaces de cualquier cosa por satisfacer sus... deseos.

Créeme que me ha costado escribir "deseos" cuando en lo único en lo que pensaba era en poner "envidias". Eso te ha definido, has puesto tus cartas sobre la mesa y resulta que el jugador sobrio y tranquilo era en realidad un zorro (mejor dicho, ZORRA) con piel de cordero.
Y que duermas tranquilo...

Fíjate casi se me olvida poner algo más: desagradecido. ¿Has pensado en todo lo que ha hecho por ti? Sin él no serías nada, no serías nadie. Serías un trozo de carne amargada pudriéndose en una montaña yerta. ¿Y así es como se lo pagas?. Cojonudo, amigo, cojonudo... Mejor, entonces, dejar que te destruyas cuando llegue el momento para evitar que me pagues con la misma moneda.

Se que es más que probable que no lo leas porque habrás olvidado que tengo un blog, y que tú también lo tienes... claro... eres feliz... muy feliz. Si no lo lees, me la suda, porque por lo menos habré advertido a la gente que me lee que se cuide de los supuestos "borreguitos" como tú, porque visto lo visto, no hay nadie inocente en este mundo que no sea capaz de traiciones tan exageradas como la que tu has llevado a cabo, de manera cobarde, mezquina y con nocturnidad y alevosía. Literalmente.

En fin, tengo que seguir con mi vida, que, creeme, es mejor que la tuya... o al menos lo será, creeme que lo será. Porque tu mismo te has metido en un lodozal del que no vas a salir para nada bien parado. Échate a temblar y ve preparándote. Que te van a venir días en los que desearás tener la cabeza bajo tierra.

No te digo ni adios, ni hasta luego. Simplemente, si aun te queda algo de dignidad y si aun tienes cojones (cosa que nunca has tenido, en mi opinion) contesta... sí, sí. Eres tú, esto va para tí.

Comentarios

¡¡Cuánto rencor!!!

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"