Qué sé yo...

Cuando el rayo suena, poderoso
En poniente. Las luces del alma afloran.
Nada es lo que parece entre vientos
De escasa armonía y tejas sanguinarias,
Entre las voces de los que no nacieron,
Entre los sueños de los que no soñaron
Nunca.
Te alzas solemne, como el
Pájaro que espera la medianoche,
Con los latidos crepitantes de
Un amante fugaz e inocuo.
Y el rayo cae en la tierra con voz
De disculpa dada, de muerte en vida...
De destierro de los sueños que nadie
Soñó jamás. Eres culpable: arrepiéntete.
Arrepiéntete de las largas noches
De verano en ñas que el suelo resbalaba
Por tus pies, ser seráfico.
Eres culpable... Sn serlo:
Arrepiéntete, dice tu dios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"