Primera Revelación

¡Oh gente pecadora, pueblo cargado de maldad,
generación de malignos, hijos depravados!
Isaías 1,4.
--------------------------------------------------------------------------------

Revelación primera:
Vi en los tronos de los corazones de los hombres el desconcierto, y entre los hombres
el pecado de la parsimonia. Y entre los hombres que se aman el conformismo y la mezquindad. ¡Ay de vosotros!, dice el Revelador, pues vuestro pecado ha de pagarse con vuestros peores temores. Y caereis en ánimo y espíritu a los fosos de la desesperación más negra. La pena oscura entre las más oscuras.
Vuestra mezquindad se os tornará para devolveros las llagas que impusisteis al Justo, el que nada os hizo y vosotros tanto heristeis en ánima y sino.
En el fuego de vuestras propias teas os consumireis como resina. Pero vuestra ceguera continuará intacta y os preguntareis con gran duda sobre las fuerzas que conspiran en vuestra contra sin ser capaces de conocer vuestra acusación.
Y aquel día el Justo se revelará ante vosotros envuelto en majestad y por la ceguera de vuestras mezquindades con él, no podreis ni sostener su mirada un instante en la eternidad. Aquel día de justicia quebrareis vuestras lenguas con los dientes por las injurias, frotareis vuestros ojos con incredulidad y cerrareis los puños con profunda rabia y el Justo pasará de largo pisando vuestras cabezas como briznas de hierba.
Pero ¡ay de vosotros! que tras el despertar conocereis y os arrepentireis de vuestras culpas, pero el Justo ya habrá pasado de largo y no podreis redimiros y aquel día vuestra ira se tornará en vergüenza y culpabilidad y os aplastará sobre vuestros lechos cuando el sueño os llegue.
¡Ay de vosotros! pobres, que os dareis cuenta de vuestro reguero de destrucción cuando sea tarde en demasía para que os redimais de las culpas. Dijo el Revelador
Profecía de el Revelador hecha al Justo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"