El Pensadero. Primera Parte.

Vertí el recuerdo sobre las aguas. Un remolino plateado se formó. Agaché la cabeza y la sumergí. Me vi en una espiral de nubarrones negros que iban adquiriendo formas de lugares y objetos olvidados.

---------------------------------
12 Marzo de 2004

Hace una tarde de lluvia. Estoy en mitad de una de las millones de manifestaciones que se convocaron en España como repulsa y duelo por los terribles atentados del día anterior. Estoy con Borja, uno de los amigos que hice en el instituto, en Bachillerato. Mi madre está más adelante con mi tía. Ese día tuve examen de historia... tirado, como siempre. Es viernes. Decidimos quedar esa noche en el piso de Borja como solíamos hacer. Ana, Alejandro y Carlos también vendrán. Vamos por la calle Lares hacia la Plaza de Maura, en mi pueblo.

Los nubarrones vuelven a disolverlo todo y adquieren nueva forma. La plaza de España, arrecia la lluvia. Lee el manifiesto al final de la manifestación un antiguo compañero de colegio.

Todo se disuelve de nuevo.

----------------------------------
Invierno-Primavera de 2004

Los nubarrones forman el salón del piso de reunión de todos nosotros. Es de noche, estamos viendo la película de Ju-On, una de las películas que más miedo me dieron en aquel momento. Ana está sentada a mi lado. A nuestra espalda la ventana de la terraza. Alguien la asusta en un momento de la película agarrándola desde la ventana de detrás... Yo también salto del susto. Ana se llevó un susto mortal, parece que llora del susto.

Nubarrones que disuelve todo. Lo último que disuelven es a Ana con una mano en la cara. Humo negro y voluptuoso.

----------------------------------
Primavera de 2004

Estoy en clase de historia del arte. Un edificio del barroco proyectado en las diapositivas que usaba Juanjo, mi profe de esa asignatura. Es un profesor de unos 2 metros de altura, corpulento. Un armario. Tiene una voz de esas que hacen que retumben los cristales. Le entra un ataque de tos. Es exageradamente escandaloso y largo. Me entra la risa a ver las caras de miedo de algunas de mis compañeras y las de risa contenida de otras. Soy el único chico en esa clase. Me da un ataque de risa que no puedo parar ante aquella situación. No puedo controlarlo, lloro de risa.

El humo disuelve la escena y los sonidos se transforman en ecos.

--------------------------------
Mayo de 2004

He acabado satisfactoriamente 2º de bachillerato con una media de 7,9... miro mis notas, latín me bajó la nota. Obvio, me aburría la clase desde que la profesora nos tuvo todo el año traduciendo a Julio César. No estudiaba, me conformaba con ir aprobando por la mínima a pesar de las regañinas de Rosa, que me decía que era un vago que podría haber tenido mejores notas en su asignatura si me hubiese dado por estudiar. Aun así, soy el único de humanidades (letras puras) del instituto que irá a selectividad en junio.
Es viernes, esa noche es la ceremonia de despedida de los alumnos de 2º.

Humo y nuevas formas

Estoy en el cóctel ofrecido tras la ceremonia, haciéndome fotos con la gente con la que más o menos me llevaba. Mis padres se van, yo me quedo. Vamos a ir alumnos y profesores de bares. Son muy majos y muy cercanos.

Humo

En "La Habana" quedamos los alumnos que hemos decidido no irnos de botellón con Margarita, profe de Lengua, Paco y Ana, profes de inglés, Marifé, profe de Biología y Leo, profe de francés. Lo pasamos bien, aunque es una situación rara.

Volutas de humo nuevamente emergen de todo y de todos.

-------------------------------
Junio de 2004

Primer día de selectividad. Estoy nervioso pero no tanto como podría estarlo. Sé que estoy preparado. Examen de lengua... escojo la opción del fragmento de Luces de Bohemia. Examen de historia... escojo la Segunda República. Examen de Inglés... opción única y tema aburrido: el consumo de "Marijuana".

Segundo día de selectividad. Hoy solo tengo un examen por la mañana: historia del arte. Los de ciencias se sorprenden cuando me ven allí: "pero si tú no tienes física..." me dice alguien cuyo rostro no recuerdo.
Escojo la opción de la pintura "la misa del padre Cabañuelas" de Zurbarán. Lo bordo... es Barroco, obviamente lo bordo porque es mi época favorita.

Tercer día de selectividad, hoy es el último día. Latín por la mañana y Griego por la tarde.  Latín... acabo escogiendo la opción del texto de Julio Cesar y la rendición de Vercingetorix... estaba tirado. Por la tarde ya habían terminado la mayoría sus exámenes. Me tomé un café solo con hielo en el Sildavia antes de ir al examen. Quedábamos pocos en el pabellón. Los de dibujo técnico y los de griego. Seríamos como mucho 30 en total. De griego no llegábamos a 10 personas. Fue el examen más jodido que hice. Salí convencido de que iba a suspender, me salió fatal. A la salida la profe de griego, Loli, me tranquilizó: "Estoy muy cabreada, os han puesto un texto que no corresponde al nivel de bachillerato... todos los profesores de griego lo estamos diciendo.Os han hecho una cabronada, Manuel". Humo... sólo una imagen que corresponde a varios días después: Nota de griego: 10. Humo, vuelta a la salida del examen de griego.

Ana, Borja y yo en casa de Borja. Acababa de salir del examen de griego y todo había terminado. Estaba aliviado, pero por otra parte disgustado con griego, me salió peor de lo que imaginaba. Lo celebramos.

Humo negro que me empuja al exterior. Saco la cabeza del pensadero, guardo el recreo y lo pongo el primero en una estantería con varios frascos más llenos de recuerdos. Otro día les echo un vistazo.

Comentarios

Boomerang ha dicho que…
Eh, mola esto, ¿eh?.

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"