Caminar con descaro

Todos hemos sido alumnos y sabemos qué es ser alumno. Nadie te forma específicamente para ser alumno. Sin embargo desde el otro lado, siendo profesor, las cosas se ven de manera diferente. 2 años de bachillerato, 5 de facultad y 1 de formación específica...
Pero en realidad cuando te enfrentas a un aula tú solo, nada de lo que te han ido apuntando como consejo de futuro profesor desde prácticamente bachillerato, sirve de mucho... porque la sociedad cambia totalmente en los 8 años que te has dedicado a formarte para llegar a donde estás ahora.
Y la primera conclusión al enfrentarte a un aula es que hay tantas maneras de dar una clase como alumnos. Cuanto antes aceptes esta verdad universal, antes serás capaz de dar el siguiente paso... que es hacerles entender que estas por encima de ellos con pruebas.
Para ser profesor hay que tener complejo de superioridad y si no te crees superior a tus alumnos estás condenado a que un grupo de adolescentes acaben con tu orgullo y tu ego.
Por eso cada gesto cuenta. Desde caminar por un pasillo camino al aula, hasta el poseer el aula en sí sólo con entrar en ella...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comienza la Navidad

Ellos se van, tú te quedas

"A la vida bona"